La amenaza de un Covid económico prolongado por Martín Wolf

Comparte este artículo

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Covid-19 ha dejado a muchos pacientes con síntomas debilitantes después de que la infección inicial ha desaparecido. Esto es " Covid largo ". Lo que es cierto para la salud probablemente también lo sea para la economía.

Martin Wolf, Financial Times, 20 de octubre, 2020

Es probable que la pandemia le dé al mundo no solo una profunda recesión, sino años de debilidad económica. Para hacer frente a la amenaza de un «Covid económico prolongado», los responsables políticos deben evitar repetir el error de retirar el apoyo demasiado pronto, como hicieron después de la crisis financiera de 2008. Este peligro es real, incluso si sigue habiendo mucha incertidumbre sobre cómo se desarrollará la crisis. No menos importante, no sabemos qué tan pronto o por completo se controlará Covid-19.

Sin embargo, ya sabemos muchas cosas sobre el impacto económico de la pandemia. Sabemos que ha provocado una enorme recesión mundial; que los costos económicos han sido mayores para los jóvenes, los no calificados, las minorías y las madres trabajadoras; y que ha perturbado gravemente la educación. También sabemos que «cerca de 90 millones de personas podrían caer por debajo del umbral de ingresos de 1,90 dólares diarios de privación extrema este año», como ha dicho el FMI. Sabemos que muchas empresas se han visto perjudicadas, ya que la demanda de su producción colapsó o quedaron bloqueadas. Las segundas oleadas de la enfermedad que ahora afectan a muchas economías empeorarán la situación.

Como muestra el Informe de estabilidad financiera mundial del FMI, la fragilidad financiera está aumentando en los sectores ya muy endeudados de las economías de altos ingresos, así como en los países emergentes y en desarrollo. Pero también sabemos que las cosas podrían haber sido mucho peores. La economía mundial se ha beneficiado del apoyo extraordinario de los bancos centrales y los gobiernos. Según el Monitor Fiscal del FMI, el apoyo fiscal ha ascendido a U$ 11,7 billones, o cerca del 12% del PIB mundial, al 11 de septiembre de 2020″. Esto es mucho más que el apoyo ofrecido después de la crisis financiera mundial. Sabemos, sin embargo, que lo que ya pasó va a dejar profundas cicatrices. Cuanto más dure la pandemia, mayores serán esas cicatrices.

El FMI ya pronostica un gran déficit en la actividad económica en relación con el potencial en 2022-23. Eso seguramente mantendrá moderada la inversión privada. No es sorprendente que el FMI también pronostique ahora un crecimiento del producto interno bruto real per cápita significativamente menor entre 2019 y 2025 de lo que pronosticó en enero. En una crisis de esta envergadura, solo hay una entidad capaz de actuar como asegurador y defensor de la demanda. Desafortunadamente, la capacidad de acción de los gobiernos varía enormemente. Pero aquellos con monedas aceptadas a nivel mundial tienen un enorme margen de maniobra. Ya lo han usado; tendrán que seguir haciéndolo. La política fiscal debe desempeñar un papel central, ya que es la única que puede proporcionar el apoyo específico necesario. Los banqueros centrales han sido claros al respecto.

El Monitor Fiscal divide de manera útil el apoyo necesario en tres fases: bloqueo; reapertura gradual y recuperación post-Covid. Durante el bloqueo, la responsabilidad debe recaer en las transferencias de efectivo, las prestaciones por desempleo, el apoyo al trabajo de jornada reducida, el aplazamiento temporal de los impuestos y los pagos de la seguridad social y el apoyo de liquidez para las empresas. Durante la reapertura, el apoyo debe ser más específico, con incentivos centrados en hacer que las personas vuelvan a trabajar. Deben elaborarse planes para una mayor inversión pública. Mientras tanto, el apoyo a las empresas debe centrarse en aquellas con perspectivas razonables, pero con controles sobre los dividendos y el salario de los ejecutivos. Durante el período posterior a Covid, los sistemas de protección social que la pandemia ha demostrado ser defectuosos necesitarán reformas. Mientras tanto, la atención debe dirigirse hacia políticas activas del mercado laboral y grandes impulsos de la inversión pública. Esto, argumenta el Monitor Fiscal, estimulará fuertemente la inversión privada. También se necesitarán mecanismos para la reestructuración acelerada de la deuda.

Hacer todo esto está bien, especialmente porque el momento de las transiciones entre las diversas fases de la enfermedad es incierto y puede que no sea en una dirección; será difícil. Los formuladores de políticas deben ser flexibles, pero no frugales. Todo este gasto va a elevar sustancialmente los déficits públicos y la deuda. Se pronostica que el déficit fiscal del gobierno general mundial alcanzará el 12,7 por ciento del PIB este año; en las economías de ingresos altos, alcanzará el 14,4%. Se pronostica que la relación global entre la deuda del gobierno general y el PIB pasará del 83 al 100 por ciento del PIB entre 2019 y 2022, y la de los países de altos ingresos pasará del 105 al 126 por ciento. No importa. Para los países de ingresos altos, las tasas de interés reales sobre los préstamos a largo plazo son cero o menos. Los bancos centrales también están comprometidos de manera creíble a mantener políticas monetarias muy flexibles. Los gobiernos pueden permitirse gastar. Lo que no pueden permitirse es no hacerlo, dejando que las economías se tambaleen, que la gente se sienta abandonada, que las cicatrices económicas empeoren y que las economías queden atrapadas en un crecimiento permanentemente más bajo.

Los gobiernos tienen que gastar. Pero, con el tiempo, deben cambiar su enfoque del rescate al crecimiento sostenible. Si, en última instancia, los impuestos tienen que subir, deben caer sobre los ganadores. Ésta es una necesidad política. También está bien. Todavía estamos en el comienzo. No podemos saber cómo terminará esto, sobre todo porque no sabemos qué hará la gente en el poder. Pero sí sabemos que la historia juzgará con dureza a los políticos si aquellos que tienen espacio para hacerlo, no están a la altura de las circunstancias. Debe evitarse un Covid económico prolongado. Esto no significa abandonar los esfuerzos por controlar la enfermedad, sino todo lo contrario. También requerirá una política económica activa, imaginativa y audaz durante los próximos años. No se preocupe por lo que le costará hacer esto. Preocúpese mucho más por lo que costará no hacerlo.

Contenido publicado en Financial Times

Contenidos Relacionados

Álvaro Díaz: Interrogantes sobre la licitación del Registro Civil

Entre todos los servicios de los que dispone el Estado, el Registro Civil es el ente que posee la base datos que prácticamente cubre todo el universo de la población chilena y tiene un potencial extraordinario que va más allá de otorgar cédulas de identidad y pasaportes. Con sus dos indicadores biométricos –que son las huellas digitales y el reconocimiento facial– el RC podría otorgar servicios a entidades del Estado para simplificar sus procesos y agilizar la entrega de beneficios, como para el caso de la cesantía, que seguirá siendo elevada más allá del 2020. Y también podría apoyar a la CMF para que haya más inclusión financiera móvil, incluyendo –por ejemplo– los celulares como medio de pago.

Leer más »

Simposio “Plebiscito constitucional en Chile” parte II: La ruptura constituyente en Chile: ideas para su caracterización y su proyección por Jaime Gajardo

A modo de introducción 

Desde una perspectiva amplia, un proceso constituyente abarca un conjunto de dinámicas de cambio (sociales, políticas, culturales y jurídicas) que se desarrollan entre la crisis de los regímenes que se impugnan hasta la consolidación de los nuevos órdenes político-constitucionales (Pisarello 2014).

Leer más »

Foro por un Desarrollo Justo y Sustentable

Integramos una corriente de profesionales de la economía y las ciencias sociales que a nivel mundial privilegia la calidad del crecimiento, una distribución justa de los ingresos, la sustentabilidad, la competencia y la transparencia de los mercados.

Síguenos en Redes Sociales

Últimas publicaciones

Últimos Tweets

Contenido Audiovisual Reciente

Suscríbete a nuestro Newsletter