Expertos abordan cómo mejorar las pensiones tras el retiro del 10%

Comparte este artículo

WhatsApp
Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram
Email
Economistas coinciden en que el retiro reduce el ahorro disponible y, por ende, las pensiones futuras, lo que instala un desafío adicional a la reforma previsional.

Más allá de la reforma constitucional que propone el retiro excepcional de hasta el 10% de los fondos de pensiones, existe consenso en que habrá un impacto negativo en las futuras pensiones adicional a las ya bajas jubilaciones, tema que aborda la reforma previsional que se tramita en la comisión de Trabajo del Senado. En líneas muy gruesas, dicho proyecto propone el aumento de la cotización de cargo del empleador en 6%, dividido en 3% para las cuentas individuales y los otros 3% a un fondo colectivo administrado por un ente autónomo.

La pregunta a continuación es si se sigue con el proyecto de la misma forma o se buscan mecanismos para hacerse cargo de la compensación de los recursos —tal como lo mencionó el superintendente de Pensiones, Osvaldo Macías, el lunes— además de cumplir el objetivo de mejorar las pensiones. Según la directora de Políticas Públicas de LyD, Bettina Horst, la discusión debe seguir ‘teniendo claro que partes 10 metros más atrás la carrera’. Por ello, ‘si el promedio de cotización de la OCDE es de 18%, se podría alargar dos puntos adicionales y alargar los años de implementación. Como país ya nos hemos demorado demasiado en aumentar la cotización y cada año que pasa se hace más urgente’. Con una mirada diferente, la economista de la Universidad Mayor Claudia Sanhueza coincide ‘que no hay que postergar más la reforma de pensiones y que toda la cotización adicional del empleador debería ir a un fondo colectivo que aumente las pensiones, en las condiciones que se ha planteado’.

Para el director del Centro de Estudios Longitudinales de la PUC, David Bravo, —que además lideró la comisión de pensiones que lleva su nombre— lo ideal sería que ‘retomáramos la discusión estructural sin improvisaciones y eso requiere ver qué pasa el día después, esto va a tener secuelas de largo plazo y vamos a estar preocupados de mitigar estas consecuencias. Esto va a dificultar las discusiones de la reforma, pero no podemos dejar de hacerla, porque ese sería el peor de los mundos’. En ese escenario, a su juicio, existen dos caminos: ‘formalizar los temas que ya se habían definido, sabiendo que hay otros que no están abordados, como el aumento en la edad de jubilación y el sistema especial de las Fuerzas Armadas’. Más pragmático, el economista y exsuperintendente de AFP Guillermo Larraín, señaló que ‘no podemos seguir perdiendo el tiempo’ y desde esa perspectiva, ‘hay que aprovechar el camino recorrido, sin reivindicar ideas superadas y tomar la discusión que hemos estado teniendo y con mucho pragmatismo, cerrar rápido un acuerdo’.

¿Nueva reforma?

Una alternativa adicional es el planteamiento del centro de estudios de centroderecha Idea País de una tercera alternativa previsional, ‘que introduce solidaridad al sistema, resguardando la capitalización individual y sin pasar a un sistema de reparto’, explica uno de sus autores, el economista de la Universidad Adolfo Ibáñez Matías Petersen.

Este diseño apunta a un sistema previsional nocional, que calcula la rentabilidad esperada y luego al final de la vida activa, si esta es superior o inferior, le garantiza la rentabilidad definida inicialmente. La idea, según Petersen, es ‘buscar que las cuentas compartan riesgo colectivo y asegurando mayores años en fondos de inversión más rentables’. ¿Cómo dialoga con la reforma previsional en trámite? Petersen afirma que ‘la gestión de la inversión de los fondos podría quedar en manos de las AFP’, mientras que las cuentas en sí mismas ‘no es descabellado pensar en una administración centralizada, abriendo la participación de otros agentes.

Multifondo E es el que más baja en medio del debate por proyecto

Después de varias semanas de recuperación, la rentabilidad de todos los multifondos de las AFP acumulan un retroceso desde que se aprobó la idea de legislar del proyecto de retiro de fondos en la Cámara de Diputados el 8 de julio. Los que más bajan son los fondos más conservadores, en particular el E, que retrocede 1,74% desde ese día (ver infografía). 

¿La razón? Según las señales desde las propias administradoras, una importante venta de activos, instrumentos más líquidos para hacer frente al requerimiento de fondos de los afiliados. Según el economista Guillermo Larraín, esto responde a que ‘mucha gente empieza a tomar posiciones’, lo que permite anticipar ‘que el tipo de cambio irá a la baja y las tasas de interés al alza’, razón por la que ‘urge que se minimicen los efectos’, señaló. Patricio Rojas, de Rojas y Asociados, complementa que los fondos D y E, algo del C tienen una cantidad importante de renta fija y un porcentaje relevante son en papeles chilenos, ‘que se prevé van a salir a la venta al mercado’. 

Por lo anterior, el economista plantea que un gran mitigador podría ser el Banco Central, ‘en la medida que se le autorice a comprar en el mercado secundario papeles de Tesorería. Esa expectativa hizo recuperar en algo los papeles hoy (ayer), porque estamos que viendo los papeles chilenos se han deteriorado’. Los más afectados con la caídas de los fondos más conservadores son los jubilados o quienes están próximos a jubilar.

Comisión del Trabajo

Es donde está radicada actualmente la reforma estructural al sistema de pensiones.}

Contenido publicado en El Mercurio

Contenidos Relacionados

Foro por un Desarrollo Justo y Sustentable

Integramos una corriente de profesionales de la economía y las ciencias sociales que a nivel mundial privilegia la calidad del crecimiento, una distribución justa de los ingresos, la sustentabilidad, la competencia y la transparencia de los mercados.

Síguenos en Redes Sociales

Últimas publicaciones

Últimos Tweets

Contenido Audiovisual Reciente

Suscríbete a nuestro Newsletter