Descentralización y Presupuesto 2021

Comparte este artículo

WhatsApp
Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram
Email
El presupuesto público es la expresión de realidad para los compromisos programáticos de los gobiernos, así como el funcionamiento del Estado en toda su dimensión.

La crisis social, sanitaria y económica ha exigido un esfuerzo en gasto y endeudamiento público destinado a subsidios, bonos y medidas para los más necesitados, clase media y empresas.

Con este escenario, el Ejecutivo anunció un presupuesto base cero. Supone que la línea de proyección no se efectúa desde el guarismo inercial del año anterior: cada propuesta debe ser revisada y justificada. Positivamente significa que programas y proyectos sean reforzados. Negativamente representa menos recursos, afectando la cobertura, sostenibilidad y/o producción de bienes y servicios públicos.

En la búsqueda de nuevos medios disponibles, el Ministerio de Hacienda identificó en los gobiernos regionales (GoRes) más recursos por la vía de una reasignación de US$ 70 millones. Más allá de los argumentos a favor y en contra que presenciaremos en la discusión del anunciado presupuesto, compartimos tres razones para una mayor y mejor descentralización.

Una democracia requiere de instituciones políticas deliberantes. ¿Qué capacidad de negociación tiene un GoRe con Hacienda?: ninguna. Esta asimétrica condición amparada en el hiperpresidencialismo centralista debe cambiar por nuevos diseños institucionales con más diálogos, consensos y disensos.

La ciudadanía merece mayor accountability. Es inaceptable que la opinión pública desconozca qué programas o proyectos pudieron verse afectados. Una discusión de estas características arribará a un escenario distinto si los recursos son reconocidos ciudadanamente por los habitantes de estos territorios, en vez de continuar resignándolos solo a partidas presupuestarias.

La omisión en el debate regional de los partidos políticos se agudiza por la ausencia de incentivos adecuados: escogiendo a la autoridad regional los partidos destinarán esfuerzos para defender objetivos programáticos y presupuestarios que comprometerán al Ejecutivo electo. Este presupuesto será el último ejercicio a espaldas de las regiones. La elección de gobernadores regionales permitirá el ingreso de los territorios a un mayor estadio de discusión política en nuestra democracia.

Autor: José Viacava Gatica – Instituto de Asuntos Públicos, U. de Chile

Contenido publicado en La Segunda

Contenidos Relacionados

Foro por un Desarrollo Justo y Sustentable

Integramos una corriente de profesionales de la economía y las ciencias sociales que a nivel mundial privilegia la calidad del crecimiento, una distribución justa de los ingresos, la sustentabilidad, la competencia y la transparencia de los mercados.

Síguenos en Redes Sociales

Últimas publicaciones

Últimos Tweets

Contenido Audiovisual Reciente

Suscríbete a nuestro Newsletter