Declaración del Foro para un Desarrollo Justo y Sostenible en relación al Proyecto sobre regulaciones en materia de operaciones de créditos y seguros

Comparte este artículo

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
El endeudamiento de las familias alcanza niveles históricos en nuestro país. Muchas ciudadanas y ciudadanos “viven a crédito”; para comer, para pagar su educación, para pagar sus arriendos y también, en cifras que son preocupantes, como lo ha expresado el propio Banco Central en su informe de estabilidad financiera : para pagar o consolidar (“repactar”) otros créditos.

Esta realidad reconoce múltiples causas, muchas de ellas estructurales: bajos sueldos, empleos precarios, prestaciones sociales insuficientes, entre otras. Sin embargo, lo que no se dice, es que parte de este problema es una injusta distribución de los costos asociados a las operaciones de crédito.

Aunque los beneficios son compartidos entre el acreedor y el deudor, son estos últimos quienes asumen los costos asociados a las operaciones de crédito.

En el caso de los seguros, le permiten a la entidad crediticia disminuir el riesgo de prestar dinero, y así aumentar su cartera de clientes. Y luego, si se verifica el siniestro, les permite pagarse de la contingencia que afectó a su deudor sin mayores trámites, y quizá hasta “repactarles” la deuda cómodamente sin reportar pérdidas. No ocurre lo mismo con el deudor que carga con el costo total de los seguros. Lo deseable es que si tanto el deudor como el acreedor se benefician por un servicio (seguro), ambas partes deben compartir el costo.

La Cámara de Diputados aprobó transversalmente una serie de indicaciones a los proyectos de ley N° 18.045 y 18.046 que proponen mejores regulaciones en materia de operaciones de crédito y algunas disposiciones que regulan el mercado de seguros asociados a dichas operaciones. Ahora estos proyectos de ley se tramitan en la Comisión de Hacienda del Senado, donde se discuten nuevas exigencias de transparencia y reforzamiento de responsabilidades de los agentes en los mercados.

Estas indicaciones buscan modernizar nuestro sistema financiero; hacerlo más transparente, coherente con sus normas, sustentable, alineando incentivos para el sistema bancario, con condiciones adecuadas y justas para el cliente bancario.

En particular, uno de los aspectos en discusión propone que las entidades crediticias compartan parte del costo de las operaciones de crédito mediante el pago de la mitad de la prima de los seguros asociados a ellas, pues quien participa de los beneficios también debiese hacerse cargo de los costos. Más aún, esta medida pone en línea los incentivos del sistema bancario con el riesgo de sus clientes, disminuyendo efectos indeseados de aumentar el crédito de forma desmedida, cargando el riesgo a los seguros.

El texto aprobado por la Cámara incluye también la creación de un sistema automático – y en línea – de consulta de seguros, que permitirá a los consumidores conocer cuántos seguros de vida y generales tienen y evitar contratar más de los necesarios. Esta modificación es muy relevante para la construcción de un Registro Único de Seguros, administrado por la CMF. Esto es relativamente expedito y es fundamental para la transparencia y mayor información a los clientes y deudores.

Adicionalmente y como tercer elemento, la devolución de primas cuando se renegocian créditos o se prepaga alguno de ellos, debería ser abonada directamente por la Compañía o el intermediario, al medio de pago del deudor.

Un cuarto elemento relevante propone limitar el interés que las instituciones cobran cuando las personas se atrasan en el pago de los créditos (interés moratorio). Hoy, salvo contados casos, opera la máxima convencional. Se propone que se aplique un interés promedio, (interés corriente).

Estas medidas son un avance y llamamos a tomar con cautela las prevenciones expresadas por Bancos, Cajas de Compensación, Compañías de Seguros, Cooperativas de Ahorro y Crédito, Casas Comerciales, entre otros.

Como Foro para un Desarrollo Justo y Sostenible valoramos estas iniciativas en la dirección de modernizar, robustecer, transparentar y hacer más justo y coherente el sistema crediticio chileno.

Contenidos Relacionados

Álvaro Díaz: Interrogantes sobre la licitación del Registro Civil

Entre todos los servicios de los que dispone el Estado, el Registro Civil es el ente que posee la base datos que prácticamente cubre todo el universo de la población chilena y tiene un potencial extraordinario que va más allá de otorgar cédulas de identidad y pasaportes. Con sus dos indicadores biométricos –que son las huellas digitales y el reconocimiento facial– el RC podría otorgar servicios a entidades del Estado para simplificar sus procesos y agilizar la entrega de beneficios, como para el caso de la cesantía, que seguirá siendo elevada más allá del 2020. Y también podría apoyar a la CMF para que haya más inclusión financiera móvil, incluyendo –por ejemplo– los celulares como medio de pago.

Leer más »

Simposio “Plebiscito constitucional en Chile” parte II: La ruptura constituyente en Chile: ideas para su caracterización y su proyección por Jaime Gajardo

A modo de introducción 

Desde una perspectiva amplia, un proceso constituyente abarca un conjunto de dinámicas de cambio (sociales, políticas, culturales y jurídicas) que se desarrollan entre la crisis de los regímenes que se impugnan hasta la consolidación de los nuevos órdenes político-constitucionales (Pisarello 2014).

Leer más »

Foro por un Desarrollo Justo y Sustentable

Integramos una corriente de profesionales de la economía y las ciencias sociales que a nivel mundial privilegia la calidad del crecimiento, una distribución justa de los ingresos, la sustentabilidad, la competencia y la transparencia de los mercados.

Síguenos en Redes Sociales

Últimas publicaciones

Últimos Tweets

Contenido Audiovisual Reciente

Suscríbete a nuestro Newsletter