Andrés Palma: Los tuyos, los míos, los de ellos… ¿Acuerdo transversal para incrementar tributos?

Comparte este artículo

WhatsApp
Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram
Email
Si se acogen todas las iniciativas, que son complementarias, de cambio impositivo solidario que se discuten en el Congreso, el país tendrá una nueva estructura tributaria. Así parece llamarse la discusión, muy necesaria y atingente, que generó la convocatoria a votar, este jueves, el así llamado Impuesto a los super ricos
los-tuyos-los-mios-los-de-ellos-acuerdo-transversal-para-incrementar-tributos-por-andres-palma

Como se sabe, el proyecto que “Modifica la Carta Fundamental para establecer por única vez, un impuesto al patrimonio de determinadas personas naturales, destinado al financiamiento de una renta básica de emergencia”, fue presentado e 1 de junio del año pasado con el propósito de recaudar recursos (la Moción estimaba que unos US$ 6.500 millones) para implementar políticas públicas de emergencia, tales como una Renta Básica de Emergencia por sobre la línea de la pobreza, sin distinguir entre trabajadores formales e informales.

El proyecto se presentó como una alternativa ante los limitados recursos provistos por las políticas del gobierno, de allí que enfatizara que se entregaran recursos “sobre la línea de la pobreza” y, la focalización de los mismos, por eso proponía hacerlo “sin distinguir entre trabajadores formales e informales”.

Entre junio y esta semana ha habido muchas, extensas e intensas discusiones, pero ninguna de ellas ha desmentido el hecho fundamental que motivó la presentación del proyecto: “Es deber del Estado proteger la vida y la salud de los ciudadanos y, sobre todo, cautelar el bienestar de millones de hogares que están padeciendo la crisis sanitaria y económica, la cual está en pleno desarrollo. Justamente, debido al grado de incertidumbre que tiene el horizonte de la crisis, es que no debe establecerse, un límite a las necesidades sociales y humanitarias de nuestro pueblo. En ese sentido, la discusión sobre los esfuerzos fiscales en el corto plazo no debe quedar cerrada, ni tampoco la posibilidad de reestructurar las cargas tributarias a personas y empresas”.

Sin duda, y especialmente en las últimas semanas en que se aceleró la discusión de la Moción, se ha conseguido abrir una discusión que no debía quedar cerrada.

El tema, abierto, no se ha centrado en la necesidad de recursos. Tampoco, demasiado, en su constitucionalidad, sino en las mejores formas de recaudar recursos. Indirectamente el proyecto ha dado legitimidad a una discusión que para algunos estaba vedada: los tributos a la renta son bajos y recaudan poco, en Chile, respecto a los países más desarrollados cuando tenían nuestro nivel de producto por habitante.

Sin duda el impuesto a los más ricos tiene fundamento y justificación.

De acuerdo al SII, el monto total del patrimonio de los 59.669 contribuyentes clasificados de Alto Patrimonio representa 1,37 veces el PIB del país, es decir unos US$ 340 mil millones. Entre ellos hay nueve personas o familias que se incluyen en la lista de milmillonarios del mundo, que publica Forbes. Éstos incrementaron su patrimonio de US$ 17 mil a US$ 42 mil millones de dólares durante la pandemia, No es fácil de comprender.

El Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres, en un discurso durante la apertura de un foro sobre financiación del desarrollo, señaló que “los últimos informes indican que ha habido un aumento de US$5 billones en la riqueza de los más ricos del mundo en el pasado año” y urgió a los gobiernos a “considerar un impuesto de solidaridad o sobre la riqueza para aquellos que se han beneficiado durante la pandemia, para reducir las desigualdades extremas”, Algo similar señaló Vitor Gaspar, director del Departamento de Asuntos Fiscales del FMI, que propuso, “para ayudar a hacer frente a las necesidades de financiación relacionadas con la pandemia las autoridades podrían considerar una contribución temporal para la recuperación poscovid aplicada sobre las rentas altas y la riqueza”.

En oposición a la propuesta de que las personas de alto patrimonio hagan un aporte extraordinario y por una vez han surgido varias iniciativas.

Seguramente motivados por la información que tituló La Tercera el 28 de enero: “Los bancos chilenos ganaron más de US$1.500 millones en el año de la crisis, mientras la morosidad terminó en nivel históricamente bajo, y por la del Diario Financiero, que el 12 de febrero dijo: “Principales bancos arrancan el año con crecimiento de hasta tres dígitos en sus ganancias”; parlamentarios de derecha han propuesto “un impuesto a las ganancias de capital producido por la compra y venta de acciones en el mercado bursátil, que tiene como fin recaudar entre US$800 y US$900 millones anuales. Esto, mediante la aplicación de una tasa del 12,5% para el año 2021, que irá aumentando de manera gradual hasta alcanzar el 20% durante el 2026. Su objetivo es lograr un aporte sustancial de las personas con más ingresos del país, pero también de todos aquellos inversionistas institucionales como bancos, sociedades financieras, compañías de seguro, AFP, etc.”[1]

Por su parte, los diputados demócrata cristianos Matías Walker y Víctor Torres, han presentado una indicación sustitutiva del proyecto que “aumenta transitoriamente la tasa del Impuesto de Primera Categoría, a los contribuyentes con ingresos superiores a 1.000.000 de Unidades de Fomento, a un 30% por ciento para las rentas que se perciban o devenguen durante los ejercicios 2021, 2022, 2023, 2024 y 2025.”[2] Ante esta propuesta, la diputada Camila Vallejo señaló “ya tenemos trabajada una indicación conjunta que plantea el impuesto al patrimonio con mejoras, y además el aumento en la tasa impositiva para las grandes empresas. A eso le sumaremos la eliminación de algunas exenciones”.[3]

Si se da cierta lógica, lo que no siempre ocurre, se estaría legislando para establecer o incrementar el impuesto a las ganancias de capital, elevando por cinco años el impuesto de primera categoría, fijando un impuesto a los superricos y, tal vez, eliminando algunas exenciones. Creo que sería una tremenda reforma tributaria.

En cualquier caso, hay que decir: ¡bendita iniciativa la que generó esta discusión!

[1] https://www.emol.com/noticias/Nacional/2021/04/12/1017649/ChileVamos-y-alternativa-superricos.html

[2] https://www.camara.cl/verDoc.aspx?prmID=222698&prmTipo=DOCUMENTO_COMISION

[3] https://www.latercera.com/pulso-pm/noticia/impuesto-a-los-super-ricos-oposicion-ingresara-indicacion-con-tributo-al-patrimonio-y-alza-en-la-tasa-para-las-grandes-empresas/JJO673MJQFFLRFY427XZ2NXUFQ/

Contenido publicado en La Mirada Semanal

Contenidos Relacionados

Foro por un Desarrollo Justo y Sustentable

Integramos una corriente de profesionales de la economía y las ciencias sociales que a nivel mundial privilegia la calidad del crecimiento, una distribución justa de los ingresos, la sustentabilidad, la competencia y la transparencia de los mercados.

Síguenos en Redes Sociales

Últimas publicaciones

Últimos Tweets

Contenido Audiovisual Reciente

Suscríbete a nuestro Newsletter