Andrés Palma: La tarea principal de los Gobernadores Regionales

Comparte este artículo

WhatsApp
Twitter
Facebook
LinkedIn
Telegram
Email
Cada vez toma mayor importancia la necesidad que el uso del territorio sea un tema central de la definición de las políticas públicas: es urgente que sea una definición adoptada por el Estado, de manera democrática y con participación ciudadana.

Hasta ahora el tema del territorio se ha considerado parcialmente como un asunto de planos reguladores urbanos. Un pequeño avance se produjo con motivo de la zonificación del borde costero en parte del territorio. Pero si se observa con detención, la mayor parte de los conflictos sociales locales se relacionan con el uso del territorio y la falta de definición de una política democráticamente validada. Esto se presenta en el tema indígena con mucha fuerza, ya que la gran demanda es por tierras que se reclaman como ancestrales y que en algún momento efectivamente fueron reconocidas como tales por el Estado de Chile. Pero también es lo que origina los problemas de localización de centrales generadoras de energía, cualquiera sea el tipo de central de que se trate; con las carreteras, el desarrollo minero, etc.

Ayer han asumido sus cargos los Gobernadores Regionales, ellos junto al próximo gobierno deberán, en el plazo breve de su gestión, ordenar el territorio en su totalidad, para que en el futuro los conflictos sean menores. Estimo que esta tarea será la más importante.

Para ello se debiera comenzar con que cada municipio, y luego cada región para finalizar en el nivel nacional, proponga su visión del uso de su territorio, de manera que se pueda limitar y resolver los puntos de conflicto y tensión. Esta sería la forma de limitar el peso de los lobby y la presión de los grandes intereses, evitando así también la judicialización de los conflictos locales. Sería también el paso más importante para resolver, si es posible, o al menos ordenar la demanda de los pueblos originarios en línea con el informe que hace casi dos decenios emitió la Comisión de Verdad y Nuevo Trato.

El territorio es importante porque es el espacio de encuentro, de integración y de ejercicio de la democracia, de construcción de lo común, de la comunidad. Todo lo real se desarrolla en un territorio, y desde el territorio se integra la sociedad. Es a partir del encuentro en el territorio que se construyen las relaciones sociales y la identidad colectiva. Cuando el territorio se segrega se crea marginación y desintegración.

Si queremos construir una sociedad más solidaria, en que nos encontremos como iguales, entonces ello se hará desde el territorio. Por ello también debemos profundizar la descentralización, repartiendo las atribuciones y las capacidades entre los distintos niveles del territorio, no solo para definir el uso del suelo, sino para definir las vocaciones productivas y los desarrollos territoriales de manera democrática. Eso pasa por que se defina qué es tarea de las regiones y que deberá dejar de ser tarea del nivel central, y qué recursos podrán usar libremente las regiones para llevar adelante esas tareas. Hay países unitarios como Francia y España que han abordado la descentralización en serio y donde se generan democráticamente las autoridades de ese nivel.

Territorio y descentralización, facultades y recursos, democracia y comunidad son dos caras, en cada caso, de la misma tarea de alcanzar una vida mejor y una sociedad más feliz para todos los habitantes de nuestro país.

El paso de contar con autoridades emanadas de la voluntad popular permite ser optimista.

Contenido publicado en La Mirada Semanal

Contenidos Relacionados

Foro por un Desarrollo Justo y Sustentable

Integramos una corriente de profesionales de la economía y las ciencias sociales que a nivel mundial privilegia la calidad del crecimiento, una distribución justa de los ingresos, la sustentabilidad, la competencia y la transparencia de los mercados.

Síguenos en Redes Sociales

Últimas publicaciones

Últimos Tweets

Contenido Audiovisual Reciente

Suscríbete a nuestro Newsletter